Impacto de la pesquería de peces de aleta en la región de las Islas Shetland del Sur/Península Antártica

0
3

Además del kril, los peces de aleta son, en la actualidad, el único recurso vivo comercialmente explotado en los Océanos Australes. Luego de las focas y las ballenas barbadas antes de la década del 70, la población de peces demersales fue diezmada en las islas Shetland del Sur a causa de la pesca industrial intensiva durante fines de los 70 y principios de los 80, siendo las especies de nototenoideos antárticos Champsocephalus gunnari y Notothenia rossii el objetivo principal y Gobionotothen gibberifrons capturada incidentalmente. El impacto de la pesca de altura u offshore también afectó las poblaciones juveniles de las últimas dos especies en aguas inshore (aguas cercanas a la costa, tales como fiordos, caletas, bahías y litorales). Más de tres décadas después del fin de la pesca, la población inshore de N. rossii aún está en proceso de recuperación mientras que la de G. gibberifrons se mantiene en baja condición. No es sorprendente que la población de Notothenia coriiceps, una especie de hábitat ecológico similar, en aguas inshore pero que no fue objeto de la pesca comercial, haya crecido en abundancia. Desde 1982, los recursos marinos antárticos han sido gestionados por la CCRVMA. En la actualidad (2015), la pesca comercial en el sector atlántico está restringida principalmente a la merluza negra Dissostichus eleginoides y en menor intensidad a C. gunnari, alrededor de las islas Georgias del Sur, Shag Rocks y en menor medida las islas Sandwich del Sur. La región de las islas Orcadas del Sur y las islas Shetland/ Península Antártica permanecen cerradas a la pesca comercial desde 1990. Desde entonces, un gran número de países se han adentrado en el negocio de la pesca en todas las zonas circumpolares, principalmente atraídos por el alto valor comercial de las dos especies Dissostichus, la segunda, el bacalao antártico D. mawsoni. La reducción de ciertas poblaciones de peces parece haber afectado otros componentes de la red trófica. La disminución de la abundancia de G. gibberifrons y N. rossii en aguas inshore de las islas Shetland del Sur, que probablemente eran dos presas de peces importantes del cormorán antártico Phalacrocorax bransfieldensis, puede haber influido, hasta cierto punto, en la tendencia decreciente del número de parejas reproductoras observadas en la década del 90 en dos colonias en la Isla Nelson, en ese archipiélago. Por el contrario, en las comunidades de aguas poco profundas del sur del Arco de Scotia, la especie N. coriiceps es por lejos en la actualidad, en términos de abundancia y biomasa, la especie más exitosa y es una presa importante de los cormoranes.

Descargar PDF