Shackleton – la última singladura

0
4

En la madrugada del 5 de enero de 1921, a poco de que el “Quest” arribara a South Georgia, el explorador Ernest Schackleton sufrió un ateroma que le provocó la muerte.
Al día siguiente se le practicó la autopsia, extrayéndole las vísceras, inyectándole formalina, previendo que en Montevideo se completara el procedimiento de embalsamamiento para que su cuerpo llegara en condiciones a Inglaterra. El 19 de enero los restos- acompañados por el Dr. Leonard Hussey- se embarcaron en el “Professor Gruvel”, llegando a Montevideo diez días más tarde. Coincidentemente el Capitán Ruperto Elichiribehety- quien en junio de 1916, había comandado la expedición que intentó el rescate de los hombres del “Endurance”- fue uno de los que abordaron la nave para recibir los restos. El día 30 se completó el procedimiento de embalsamamiento en el Hospital Militar, conociéndose entonces la decisión de Lady Schackleton de que el cuerpo fuera regresado a South Georgia como inspiración a otros expedicionarios antárticos. El Gobierno de Uruguay determinó rendirle honores de Ministro el día de su embarque – el 15 de febrero. La última singladura se cumplió en el ballenero “Woodville” y previo a la zarpada se realizó una tocante ceremonia en el Templo Inglés. Desde el mismo, la cureña con su cuerpo avanzó hacia el puerto escoltada por altas autoridades, tropas, y una multitud que reconocía los valores humanos del extinto, en homenaje unánime al carismático héroe polar. Este trabajo pauta un episodio tan tocante como poco conocido que vinculó nuevamente -en momentos coyunturales- a la República Oriental del Uruguay con la figura del explorador.

Descargar PDF